Historia

Productos Granja ecológica Abuela Luisa

Dicen los estudiosos de la Raza Sureña que los ancestros de estas gallinas llegaron a Andalucía con los fenicios, a través de los puertos de Toscanos en Málaga y Doña Blanca, en El Puerto de Santa María, por lo que llevan con nosotros casi desde nuestros orígenes. Se sabe también que los árabes, presentes en Andalucía durante varios siglos, la consumían y la llamaban “gallipavo” por su gran tamaño.

Desde entonces estos animales de plumaje vistoso, elegante y colorido, mucho más estilizados que otras razas dedicadas a la producción masiva de carne y huevos, han estado ligados en sus orígenes a la zona de Cádiz, Sevilla y Málaga, aunque actualmente la raza está presente por toda Andalucía y parte del resto de España. La especie estuvo a punto de desaparecer cuando en la segunda mitad del siglo XX se introdujeron en Andalucía, desde Estados Unidos principalmente, las razas híbridas súper productivas.

imagen joven abuela luisa granja

De pequeña alimentaba yo misma a los pollos y gallinas en La Huerta El Almendro, una finca que tenía mi familia en las afueras de Jerez. Fue mi abuela Luisa quien me enseñó todo sobre sus gallinas Andaluzas Negras (llamadas ahora gallinas Sureñas), de ahí el homenaje a esta gran mujer.

Lo cierto es que me enamoré de estos animales y ahora quiero hacer algo que contribuya a salvar nuestra especie autóctona

Además de trabajar como entidad para que no se pierda un animal que lleva con nosotros 3000 años, Granja Abuela Luisa lleva tiempo promoviendo las bondades de esta raza, que ha despertado mucha curiosidad y de- seo en consumidores, profesionales de la cocina y de la hostelería en general.

La crianza de estos animales necesita una inversión superior a la de otras razas más comerciales, entre otras cosas porque tardan mucho más en crecer. Un pollo no está en tamaño comercial hasta que pasa por lo menos un año y las gallinas ponen un huevo cada día y me- dio aproximadamente, muy lejos de otras especies. Su crianza ecológica en libertad será una condición más para obtener un producto de alta calidad. Lógicamente los precios de venta serán superiores, pero merece la pena ya que obtenemos una carne exquisita, así como huevos sobresalientes en sabor y tamaño, teniendo un peso medio de entre 65 y 75 gramos.

Con nuestro proyecto empresarial en Ecológico, Granja Abuela Luisa, tratamos de recuperar la raza haciéndola rentable económicamente respetando los principios de bienestar animal, convencidos de su valor y con un importante nicho de mercado por cubrir.

Tratamos un producto gourmet y único, que actualmente no está comercializado y dirigido a un consumidor exigente, que además de demandar carne de ave de crecimiento lento, criado en una dehesa en libertad, con alimentación ecológica y calidad gourmet, se conforta y pone en valor el hecho de saber de dónde viene este animal, con una historia milenaria en nuestra Andalucía.